top of page
  • Foto del escritorJORGE ARELLANO GARCIA

¿Qué podemos hacer con los riesgos?

Como ya vimos, todos estamos expuestos a imprevistos que pueden afectar nuestra economía, por lo tanto, no es un tema de si crees o no, los riesgos existen y pueden afectar en cualquier momento.



Por lo tanto, ¿qué puedes hacer antes los riesgos?


1. Ignorarlos


Ignorar un riesgo es similar a lo que hace el avestruz, esconder la cabeza, esperando que no pase nada y en mi opinión, es lo peor que puede hacerse, pues ignorar un riesgo no hará que este desaparezca, poniéndote en una situación más vulnerable.

En alguna ocasión una persona me comentó que él no pensaba morirse, ya te imaginarás, después de su comentario, simplemente solté una discreta sonrisa.

Pensar que la muerte, la incapacidad, un accidente o una enfermedad son cosas que “no pasan” simplemente te aleja de la realidad, pues el riesgo siempre existe, está presente en la vida de cualquier persona y cuando llegan, seguramente te tomará de sorpresa.


2. Asumirlos o Cubrirlos


En esta situación, las personas saben que los riesgos existen, saben que la posibilidad está latente y sin embargo, no hacen nada por disminuirlos o trasladarlos, simplemente tienen o creen que tienen la capacidad financiera suficiente para asumir el impacto que un riesgo ocasione en su vida.

Por ejemplo, una persona puede calcular que una enfermedad puede costar 5 millones de pesos, hace sus proyecciones y análisis de riesgo y asume que en los siguientes años “no cree” que le pase algo, además tiene la misma cantidad ahorrada en el banco o en propiedades.  El problema surge cuando en lugar de 5 millones, la enfermedad le cuesta el doble o el triple de dinero, en ese momento, su situación financiera se ve afectada.


3. Disminuirlos


Una persona que tiene claro que los riesgos existen, sabe que puede asumirlos o trasladarlos, sin embargo, una primera acción es disminuir la posibilidad y el impacto que tiene un riesgo en nuestra vida.


Por ejemplo, en la empresa:


  • Riesgo de Incendio: Implementar un sistema de seguridad contra incendios, por ejemplo aspersores, extintores, barreras divisorias contra el fuego, paredes, techos y pisos hechos con retardantes del fuego, alarmas y detectores de humo, capacitar a su personal para el manejo de productos peligrosos, etc

  • Riesgo de Asalto: Tener sistemas de seguridad y alarma conectados directo a las autoridades Municipales o Estatales, Cámaras con Circuito Cerrado con Visión Nocturna, luces con detectores de movimiento, puertas con chapas de seguridad, etc

… y así, podemos poner varios ejemplos para disminuir los riesgos por fraude, robo, pérdida de inventarios, inundaciones, etc.


En las personas sucede lo mismo, por ejemplo:


  • Riesgo de Accidente: Si eres usuario de bicicleta tienes el riesgo de caerte, por lo tanto, usar todo equipo necesarios como casco, rodilleras y guantes reduce considerablemente el riesgo de sufrir heridas graves en caso de una caída.

  • Infarto: Según la Fundación Española del Corazón, 90% de los infartos se pueden prevenir, tan solo dejando de fumar, hacer ejercicio físico con regularidad y mantener una dieta sana y rica en verduras y frutas.


Lo más importante es tener consciencia de que los riesgos existen y que en caso de presentarse un evento, puede afectarnos de forma leve o catastrófica en nuestra vida y en nuestras finanzas.Por lo tanto, es aconsejable que desarrolles un listado de riesgos a los cuales estás expuesto, tanto a nivel personal, empresarial y familiar para que puedas comenzar a hacer un plan para disminuir el riesgo de que sucedan.


Ahora bien, aunque implementen acciones para disminuir los riesgos, no todos pueden eliminarse en su totalidad, es decir, sigue existiendo la posibilidad de que sucedan, por ejemplo,  conforme lo que mencionamos anteriormente, un 90% de los infartos al corazón se pueden prevenir, pero existe un 10% que no, por lo tanto, a pesar de que tengas una dieta sana, hagas ejercicio y no tengas el hábito de fumar, puedes sufrir un infarto.


Entonces, ¿qué hago?


Una de las mejores formas de proteger tu patrimonio, es trasladar la posibilidad y el impacto del riesgo a un tercero que tenga más fortaleza financiera para ello.


4. Trasladarlos


La cuarta forma de manejar los riesgos es trasladar dicho riesgo a un tercero, por ejemplo, a un familiar.


Supongamos que el papá le presta el fin de semana el auto a su hijo, un estudiante de prepa mayor de edad pero lamentablemente por su falta de experiencia, tiene un accidente contra la reja del vecino y la daña, ¿qué pasa?, si el muchacho tiene la capacidad económica podrá resarcir el daño (asumirlos o cubrirlo), pero si no la tiene, deberá trasladar el impacto del riesgo a su papá, quien deberá cubrirlo en su totalidad y si es el papá no tiene la capacidad para cubrirlo, entonces su situación financiera y familiar, podrá verse afectada.


¿Qué alternativas tenía la familia para trasladar el riesgo? , la mejor opción para trasladar el riesgo es a través de un SEGURO.



¿Cómo puedo proteger mi Patrimonio?


Tu empresa enfrenta múltiples desafíos a lo largo de su vida, incluyendo situaciones inesperadas como la pérdida de un socio. ¿Cómo proteger tu legado y patrimonio? Aquí te lo contamos.


Existen diversas herramientas como testamentos, fideicomisos y acuerdos societarios, pero la clave está en una estrategia integral: el Blindaje Patrimonial. Descubre cómo garantizar la seguridad de tu patrimonio con nuestro Ebook gratuito.


Si quieres conocer más herramientas para proteger tu patrimonio empresarial descarga gratuitamente el E-book:




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page